Un sabio maestro oriental decidió sacar del agua, un escorpión que se estaba ahogando, pero cuando lo hizo, este lo picó.
Por la reacción al dolor, el maestro lo soltó, y el animal cayó al agua y de nuevo estaba ahogándose. El maestro intentó sacarlo otra vez, y otra vez el escorpió lo picó.
Alguien que había observado todo, se acercó al maestro y le dijo:
Perdone, ¡pero usted es terco! ¿No entiende que cada vez que intente sacarlo del agua lo picará?”


El maestro respondió:
“La naturaleza del alacrán es picar, y eso no va a cambiar la mía, que es ayudar”.
Y entonces, ayudándose de una hoja, el maestro sacó al animalito del agua y le salvó la vida.
No cambies tu naturaleza si alguien te hace daño; sólo toma
precauciones.
Algunos persiguen la felicidad; otros la crean.”